¿Quién es
Carlo Acutis?

Estar siempre unido a Jesús, ese es mi proyecto de vida”. Con estas pocas palabras Carlo Acutis, el chico que murió de leucemia, delinea el rasgo distintivo de su breve existencia: vivir con Jesús, para Jesús, en Jesús.

Un adolescente de nuestro tiempo

Carlo Acutis nació el 3 de mayo de 1991 en Londres, Inglaterra. En ese momento sus padres, Andrea Acutis y Antonia Salzano, trabajaban en esa ciudad. Meses más tarde se mudarían junto a su hijo a Milán.

El joven beato fue un adolescente de nuestro tiempo, aficionado a los videojuegos y a la programación, le encantaba el fútbol y amaba la Eucaristía. Siendo muy chico le diagnosticaron leucemia y ofreció sus sufrimientos “por el Señor, el Papa y la Iglesia”.

Murió el 12 de octubre de 2006, día de la Virgen del Pilar. El 10 de octubre de 2020 fue beatificado en Asís, la tierra de San Francisco, debido al gran amor que le tuvo al santo franciscano.

 

Breve reseña de su vida

Aunque sus padres no eran especialmente devotos, Carlo mostró desde muy pequeño, un especial amor a Dios. En varias entrevistas su mamá afirma que antes de Carlo sólo había participado en las misas de su primera Comunión, Confirmación y Matrimonio.

Carlo fue un gran devoto de la Virgen y rezaba el rosario todos los días. Solía decir: “La Virgen María es la única Mujer de mi vida”. Luego de recibir el sacramento de la Eucaristía asistía con frecuencia a misa, se confesaba una vez por semana y hacia hora santa luego de las celebraciones.

Su testimonio de fe logró la profunda conversión de su madre. Carlo fue capaz de acercar a sus familiares a la misa diaria y a recibir a Jesús todos los días en la Eucaristía. Además, fue voluntario en comedores sociales por las tardes solía salir a llevar comida y bebidas calientes a las personas sin hogar.

Durante su corta vida, pidió a sus padres que lo llevaran de peregrinación a los santuarios y lugares de los santos, especialmente, a los sitios donde se producían los milagros eucarísticos. La muestra sobre los milagros lo mantuvo ocupado durante mucho tiempo y la inició cuando tenía once años.

Se dedicó a promoverlos, por medio de un sitio web que él mismo diseñó y le decía a la gente que “mientras más frecuente sea nuestra recepción de la Eucaristía, más seremos como Jesús y en esta tierra podremos pregustar el Cielo”. Existen muchos testimonios de personas que se han acercado nuevamente a Dios y que han descubierto la importancia de la Eucaristía gracias a esta muestra.

Cuando Carlo enfermó, su vida de fe aumentó y ofreció su sufrimiento por la Iglesia, el Papa y la gente enferma.

 

El Milagro

Carlo fue beatificado, gracias al milagro que se le atribuyó por la curación de una anomalía congénita en un niño de Brasil. 

El Padre Marcelo Tenorio, vicepostulador de la causa de Carlo Acutis relató que “el 12 de octubre de 2010, en la capilla de Nuestra Señora Aparecida en el momento de la bendición con la reliquia, se acercó un niño llevado por su abuelo que sufría el drama del páncreas anular, una rara anomalía congénita”. 

El páncreas anular es un aro anormal de tejido pancreático que rodea al duodeno. Esta porción del páncreas puede estrechar al duodeno y bloquear o impedir el flujo de comida hacia el resto de los intestinos. El tratamiento común para esta anomalía es la cirugía de derivación del segmento obstruido en el duodeno. Esta enfermedad causaba que el niño vomitara todo el tiempo, lo que lo debilitaba y lo abatía mucho, porque todo lo que comía lo devolvía, incluidos los líquidos. La debilidad, indicó, llevaría a una muerte segura.

Al pararse en la fila para recibir la bendición con la reliquia, el niño le preguntó a su abuelo qué debía pedir y este le contestó “dejar de vomitar”. Y así lo hizo el niño. Desde entonces, ya no volvió a vomitar. Las pruebas médicas realizadas en febrero de 2011 revelaron que el menor estaba completamente curado.